Las evaluaciones de salud en la primera infancia siguen un calendario desde el nacimiento

Para ser saludable según los criterios propuestos, un cereal debe tener: 3/4 onzas de granos integrales y no más de 1 gramo de grasa saturada, 230 miligramos de sodio y 2,5 gramos de azúcares agregados por porción. Entonces, cuando vea que Honey Nut Cheerios tiene 12 gramos de azúcares agregados y Raisin Bran tiene 9 gramos de azúcares agregados, es claro por qué estas marcas y otras ya no estarán a la altura de los alimentos “saludables” aprobados por la FDA.

Entonces, ¿cuáles son las opciones más saludables?

Parte de los nuevos criterios enfatiza que debemos comer un patrón de alimentos saludables que evite los azúcares agregados, las grasas saturadas y el sodio. Las pautas del USDA definen un patrón de alimentación saludable como: “la combinación de alimentos y bebidas que constituye la ingesta dietética completa de un individuo a lo largo del tiempo. Esto puede ser una descripción de una forma habitual de comer o una descripción de una combinación de alimentos recomendados para el consumo”.

La FDA y el USDA nos aconsejan buscar alimentos ricos en nutrientes. Estos son alimentos que nos aportan vitaminas y minerales, como:

Todos sabemos que evitar el exceso de azúcar es una decisión de salud inteligente. Demasiada azúcar puede provocar diabetes, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer . Sin embargo, no hay necesidad de eliminar por completo los cereales para el desayuno de su lista de compras. Hay cereales saludables por ahí. Lea la información nutricional y busque cereales con menos de 2,5 gramos de azúcares añadidos. Por ejemplo, los Cheerios originales cumplen con los criterios propuestos por la FDA para grasas saturadas, sodio y azúcares agregados, entre otros.

Otras excelentes opciones para el desayuno incluyen tostadas de aguacate, huevos, pudín de chía, batidos de proteínas, mantequilla de nuez en tostadas integrales y frutas en yogur bajo en azúcar.

La FDA, el USDA y las Pautas dietéticas federales 2020-2025 son excelentes recursos cuando se trata de tomar decisiones nutricionales. La FDA ha comenzado a investigar el posible uso de un símbolo saludable que la industria alimentaria podría usar voluntariamente en las etiquetas de los alimentos . El símbolo sería una forma rápida para que los consumidores identifiquen los alimentos que forman parte de un patrón de alimentación saludable.

Infórmese, busque el consejo de su médico y use la Pirámide Alimenticia como guía. ¡En última instancia, su salud y nutrición dependen de usted!

Entre los 0 y los 5 años, el cerebro de un niño pequeño crece más que en cualquier otra etapa de la vida. La ciencia nos dice que parte del potencial de nuestro cerebro se hereda, pero la investigación muestra que las experiencias de calidad en la primera infancia son clave para el desarrollo del cerebro.

Conclusiones clave:

Nuestras experiencias a esta edad pueden afectarnos positiva o negativamente a medida que aprendemos y nos convertimos en adultos. Analicemos más a fondo los mitos y los hechos sobre la estimulación cerebral para bebés.

Mito #: 1 Mi bebé no puede hablar, así que no necesito hablar con él

Los bebés pequeños prosperan con la interacción humana. Invitan a los adultos en sus vidas a interactuar con ellos. Los bebés interactúan con los adultos sonriendo, arrullando o llorando. Aprenden y hacen conexiones cerebrales a través del cuidado positivo, la estimulación y la interacción. Por ejemplo, cuando un padre o cuidador responde hablando, ¡construye el cerebro del bebé !

Los investigadores nos dicen que cuando las madres les hablan a sus bebés, esos bebés aprenden casi 300 palabras más a los dos años . Sin embargo, el simple hecho de escuchar la televisión o que los adultos hablen entre sí proporciona muy poca estimulación cerebral . Entonces, cuando le habla directamente a su bebé, está ayudando al desarrollo del cerebro de su bebé.

Mito #2: Mi bebé es demasiado pequeño para jugar

El nacimiento hasta los cinco años es un momento intenso para el crecimiento del cerebro. En los primeros años de vida, nuestro cerebro construye su sistema de cableado. Las conexiones eléctricas en el cerebro se llaman sinapsis. Estas sinapsis necesitan actividad cerebral. La actividad cerebral de los bebés proviene de una estimulación constante. La forma de estimular el cerebro de un bebé es a través del juego.

Estas son algunas maneras en las que puede jugar con su bebé:

Tocar

El cerebro de un bebé recibe señales para crecer a través del tacto. Cuando cambias pañales, bañas o alimentas a tu bebé con amor, tu toque les ayuda a formar más conexiones cerebrales. Dándole a su bebé experiencias táctiles para ayudarlo a aprender. Intente colocarlos sobre diferentes superficies, como toallas o mantas, y ayúdelos a tocar objetos suaves, irregulares, húmedos, pegajosos o fríos.

Leer

Cuando leemos a nuestros bebés, les encantan las imágenes y el sonido de nuestras voces. Cuando lea, use diferentes tonos de voz que coincidan con la historia. Habla con entusiasmo si el libro está lleno de acción. Use una voz suave y calmada para los cuentos antes de dormir. Si el libro incluye páginas de “tocar y sentir”, coloque la mano de su bebé en esas áreas.

Música

Cántele a su bebé y póngale canciones de cuna. La música deleita a los bebés con ritmos y patrones y les presenta nuevas palabras.

Explorar

Lleve a su bebé cuando haga mandados o haga algo divertido. Los bebés usan nuevas vistas, sonidos y olores para aprender. Por ejemplo, cuéntele a su bebé una historia sobre lo que ve afuera de su ventana. Narre su viaje al supermercado diciendo algo como: “Necesitamos manzanas”. ¡Este simple acto activa la sinapsis de su bebé!

Mito #3: Mi bebé nace inteligente o no, y no tengo control sobre él

Tenemos control sobre el desarrollo del cerebro de nuestro bebé. Sabemos a través de la ciencia que las personas heredan el potencial de aprendizaje. Pero lo que es más importante, las investigaciones indican que, sin un entorno propicio, la capacidad de aprendizaje de los bebés puede verse afectada negativa y permanentemente. Los bebés que no reciben interacciones amorosas no desarrollan tantas conexiones cerebrales y se ha demostrado que tienen cerebros más pequeños . Afortunadamente, lo contrario es cierto. Si brindamos atención amorosa y oportunidades para explorar y hablar con nuestros bebés, muestran un gran potencial para el crecimiento del cerebro.

Mito #4: El cerebro de un bebé se desarrolla más rápidamente cuando ingresa al preescolar

Hay un dicho que dice que los padres son los primeros maestros de un niño. Incluso antes de que los niños pequeños se aventuren al preescolar, los bebés aprenden a pasos agigantados. Las investigaciones nos muestran que el 90% del cerebro de un niño se forma dentro de los primeros cinco años de vida . Esta es una gran ventana de oportunidad de aprendizaje que no se puede perder. Los padres y cuidadores no deben esperar y pensar que los maestros de preescolar le enseñarán al niño lo que necesita saber. Dele a su bebé experiencias muy tempranas de escuchar el habla, sentir el tacto, ver muchas cosas, oler diferentes artículos y probar nuevos alimentos. Usted es el primer maestro de su bebé y depende de usted para la estimulación cerebral.

Mito n.° 5: los bebés necesitan videos, tarjetas didácticas y juguetes educativos para bebés para ser inteligentes

Los bebés no necesitan juguetes caros o educativos para aprender. Lo que necesitan es jugar . Es posible que se sienta aliviado al saber que USTED es el mejor juguete de su hijo. Cuando juegas “juegos sociales”, eres el juguete. Los juegos sociales son cosas como peek-a-boo, chase, hide and seek y “Pat-a-cake”. Estos son gratis y divertidos, y su bebé los ama más que a los juguetes.

Algunos beneficios más de los juegos sociales son:

Las evaluaciones de salud en la primera infancia siguen un programa desde el nacimiento. Mantenga estas importantes visitas al pediatra a tiempo para saber que su bebé se está desarrollando normalmente. Entre visitas, si tiene inquietudes sobre el crecimiento o desarrollo de su bebé, comuníquese con el pediatra de su hijo para programar una visita. En esta visita, exprese sus inquietudes y solicite consejos, orientación y recursos si los necesita.

La investigación del cerebro ha demostrado que el entorno de un bebé tiene un gran impacto en el crecimiento y desarrollo del cerebro. En la primera infancia, necesitamos estimulación cerebral para hacer crecer nuestro cerebro. Lo bien que podemos pensar y aprender como niños y adultos depende de las primeras experiencias positivas de aprendizaje. Necesitamos el amor, el contacto, el afecto y el aliento de padres y cuidadores receptivos. Es muy importante hablar, cantar, leer y jugar con los niños desde el nacimiento. Cuando los bebés tienen estas oportunidades en entornos seguros y acogedores, les damos la mejor oportunidad de alcanzar su máximo potencial.

Una parte importante de ser padre es proteger a nuestros hijos. Una amenaza a la seguridad de nuestros niños se llama acoso cibernético. El acoso cibernético es un comportamiento dañino repetido que ocurre en dispositivos electrónicos como teléfonos celulares, computadoras y tabletas.

Conclusiones clave:

Una encuesta con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indica que el 15,7 % de los jóvenes sufren acoso electrónico.

Contents